Pokémon es una máquina de hacer dinero

The Pokémon Company bate todos los récords de beneficios, con un crecimiento multiplicado por 25 en tan solo un año.

No hay precedentes. Al menos, no con el nivel y rapidez con el que el resurgir de la franquicia más popular de los videojuegos basados en criaturas ha vuelto a batir todos los récords y convertirse en una auténtica máquina de hacer dinero. Lógicamente, la compañía detrás de Pokémon es privada, lo que quiere decir que no tienen que hacer públicas la relación de ingresos con la misma solidez y la misma facilidad que las públicas, pero con todo sí que tiene que presentar sus resultados simplificados.

Y es que pese a que conocíamos de sobra la rentabilidad de Pokémon Go, lo cierto es que la propietaria de los derechos posee algo más que este título relacionado con la franquicia. Y lo que desconocíamos es el nivel de crecimiento, en términos financieros, que ha experimentado la compañía en tan solo un año, desde la explosión de Pokémon Go.

Solo para ponerlo en perspectiva, el beneficio neto de la compañía el año pasado fue de 5,6 millones de dólares, una caída brutal tras los más de 18,4 millones que arrojaba hace tan solo dos años y que se achacaban a las ventas de Pokémon X&Y y la salud de la franquicia en esos momentos. ¿Este año? The Pokémon Company, y solo esta pequeña compañía, ha disparado su beneficio neto desde los 5,6 millones ya mencionados, del ejercicio anterior, hasta los 143,3 millones de dólares.

Dicho de otro modo: un solo título para móviles ha multiplicado por 25 el beneficio neto en poco más de un año, convirtiéndola en una de las franquicias de móvil más importantes del mundo y, por si solo, a Pokémon Go como uno de los títulos que más rápido ha recuperado la inversión en la lista de juegos que ocupan las top descargas de móviles.

Eso sí, desconocemos el tanto por cierto que participa de esas cifras: qué son compras in-app, qué son licencias o qué parte son ingresos directos por impresión; pero lo cierto es que después de tantos años Pokémon no deja de ser una máquina de hacer dinero.

Fuente | Hipertextual

Deja un comentario