Las criptomonedas son las culpables de que no puedas comprar una nueva gráfica

Grandes compañías de minería de criptomonedas están, literalmente, acabando con el stock de tarjetas gráficas y disparando su precio en el mercado.

El boom del Bitcoin estos últimos meses y el repunte de Ethereum, la otra criptomoneda que está llegando con fuerza a los mercados, son las culpables de la escasez actual de algunos modelos de tarjetas gráficas y, sin duda, serán la razón de la subida de los precios, dada la demanda actual está previsto que se produzca a corto plazo. Y es que a pesar de que la función principal de las gráficas no está precisamente enfocada a la minería, su potencia computacional la hace ideales para minar este nuevo oro virtual.

Y es que, al igual que sucedió con el Bitcoin, la subida continuada del valor de cotización de Ethereum ha supuesto que minar esta moneda sea más barato que el coste de la electricidad y el precio de los equipos necesarios para poner en marcha el sistema para minar criptomonedas; por lo que muchos ciudadanos han empezado a dar sus primeros pasos en la minería de Bitcoin, Ethereum y otras tantas monedas menores poniendo en marcha granjas caseras de minería que necesitan de la computación de las GPUs para poner el marcha el proceso.

De ahí que, la llegada de este nuevo dorado, esta operativa haya supuesto un aumento sostenido de los precios de las gráficas en algunos retailers, tanto físicos como online que, unido a la escasez de producción por esta nueva demanda, están haciendo muy complicado hacerse con algunas de las gráficas más aptas para la minería de Bitcoin. De hecho, ya hay empresas lícitas, más allá de las grandes granjas chinas, que se dedican en exclusiva a la minería de las criptomonedas:

El problema es que estas grandes compañías están comprando gráficas a granel, aumentando exponencialmente la demanda y disparando el precio a la vez que reducen sensiblemente la oferta. Se espera, además, que conforme vayan aumentando la popularidad de estas criptomonedas, y su cotización disminuya sensiblemente la inversión inicial necesaria para poner en marcha la minería, el problema se agrave mucho más.

Fuente | Hipertextual

Deja un comentario